El notariado del Distrito Federal es una institución con una enorme tradición histórica que brinda respuestas concretas a las necesidades de la sociedad y contribuye significativamente a la consolidación del Estado de Derecho en México.

A pesar de ser una institución tradicional y antigua, no es una reminiscencia del pasado sino que es actual y cada vez más necesaria, dado que la gran proliferación legislativa que sufre nuestro país y sus inusitados cambios políticos y sociales, justifican ante su complejidad, la existencia de los notarios que con gran profesionalismo brindan seguridad jurídica a través de la intervención notarial en un amplio número de actos y hechos jurídicos.

Los notarios del Distrito Federal cuentan con características morales y


Entrega masiva de escrituras y testamentos en el zócalo capitalino.
técnicas que requieren un alto grado de especialización, dado que su principal responsabilidad es el cumplimiento de las leyes. Por lo tanto, deben ser constantes estudiosos del derecho y tener una reputación intachable.

Los negocios jurídicos en México se rigen por leyes derivadas de ordenamientos de tradición romanista, en donde los aspectos formales adquieren mayor relieve que en los sistemas anglosajones. Por ello, para la formalización de las contrataciones en nuestro país (si bien es cierto que están sujetas a la obtención de una documentación más rígida y a trámites administrativos aparentemente más elaborados que en países sin un notariado Latino), no es necesario acudir a diversos despachos de abogados, intermediarios e incluso a la contratación de seguros para dicha formalización, sino que puede hacerse directamente en la notaría, contando con la asesoría imparcial del Notario. Esta asesoría tiende primordialmente a prevenir conflictos judiciales y, muchas veces, a dar por concluidos los ya existentes, teniendo un amplio espectro de actuación en materia inmobiliaria y corporativa.


Ceremonia de entrega de patentes de notario en el Archivo General de Notarías.

La única forma de acceder al notariado del Distrito Federal es triunfando en el Examen de Oposición, que garantiza una preparación jurídica en cada uno de los sustentantes, quienes al obtener la patente respectiva, deberán dedicarse exclusivamente al ejercicio del notariado, alejados de cualquier empleo, cargo o comisión de particulares o instituciones públicas, y desempeñar éste sujetos a la vigilancia del Gobierno del Distrito Federal, apegados siempre a un arancel y necesariamente colegiados.

Su principal vocación es la de brindar un servicio a su sociedad, adecuando su actuación a los procedimientos técnicos y jurídicos más modernos que puedan brindar agilidad y certeza a sus funciones.